Informe:
El sector de las Artes Gráficas hoy en España

El sector de las Artes Gráficas ha sufrido una gran transformación en los últimos diez años, especialmente debido a la implantación generalizada de las conocidas como nuevas tecnologías. La generalización del uso de la informática para muchas de las tareas tradicionales ha condicionado tanto la organización del trabajo como la profesionalización de los trabajadores. Muchos de los puestos de trabajo comunes durante décadas han quedado obsoletos y otros nuevos han nacido con la utilización de los nuevos medios.

El cambio más importante se ha producido en todas las tareas de pre-impresión, donde los cambios han supuesto una auténtica revolución; pero no sólo ahí.

Las imposiciones normativas emanadas de la Unión Europea han condicionado también una parte del sector, especialmente aquel que estaba más relacionado con la utilización de medios, maquinaria o productos considerados como agresores con el medio ambiente. Por otro lado, se han incorporado normativas de seguridad laboral que, al menos sobre el papel, debieran también influir en la producción.

 

Trabajo precario

Artes Gráficas, Editoriales, Manipulados de Papel e Industrias AuxiliaresTodos estos cambios no necesariamente han tenido que influir en la mejora de las condiciones de los trabajadores, que no en pocos casos se han visto agravadas y se han ido convirtiendo cada vez en más precarias, especialmente en las pequeñas y medianas empresas, mayoría en el sector, y con la creación de sorprendentes nuevas “figuras laborales” en la que cada trabajador es su propio empresario y la única vinculación laboral existente con las empresas es la de colaborador o “proveedor”.

La evolución tecnológica ha servido también para dinamizar el sector con la aparición de nuevos conceptos de empresa dentro de las Artes Gráficas como pueden ser las agencias de diseño, las imprentas rápidas, las copisterías, las empresas de servicios web, etc.

Esto está siendo así sobre todo en el sector de la pre-impresión, donde la popularización y abaratamiento de las aplicaciones de diseño y creativas han propiciado la aparición de minúsculas empresas o el trabajo como autónomos que prestan sus servicios por menores costes para otras empresas del sector.

Según estudios recientes, el porcentaje de empresas con menos de 10 trabajadores se elevaba en toda España a casi el 90 por ciento del total.

La readaptación de muchos puestos de trabajo obsoletos, que deberían llegar a una recalificación de muchos de los puestos de trabajo, era una tarea pendiente y, de manera tímida, ha quedado algo reflejada en el último convenio colectivo firmado en el sector.

 

Nuevos puestos de trabajo

La aparición de nuevos sistemas de comunicación, como Internet, los infinitos portales, la simplificación de la creación digital, los diarios y revistas electrónicos, la simplificación de la publicidad, la arrolladora presencia de venta a través de la red, entre otras muchas novedades, han propiciado la aparición de nuevos puestos de trabajo y empresas que no necesariamente están ubicadas en el sector de las Artes Gráficas, aunque también abundan. La norma suele ser ubicar la actividad de la empresa en aquel convenio que más le convenga al empresario, a veces en Oficinas y Despachos y, otras veces, hasta en Comercio.

Esta evolución ha afectado también a las empresas, pues la competencia es brutal y la prestación de servicios ha tendido a ir a la baja, lo que ha generado, de paso, mayor inestabilidad e inseguridad en el trabajador.

Unas veces por la falta de pericia empresarial, otras por la competencia, otras por el miedo a la preparación continua de los trabajadores, el caso es que una buena parte de las empresas del sector, según sus propios análisis, no pasan más allá del mantenimiento en lo económico, lejos del crecimiento o los beneficios abrumadores. Todo indica que los márgenes de beneficio, en general, han ido a la baja.

La globalización, las comunicaciones y el abaratamiento de servicios en otros territorios del exterior han hecho en algunos casos que determinadas tareas productivas se encarguen en otros países, propiciando aquí, de paso, la precariedad.

 

Madrid y Cataluña

Artes Gráficas, Editoriales, Manipulados de Papel e Industrias AuxiliaresLa tradición española en el sector de las Artes Gráficas ha perdido algo de pujanza pero sigue teniendo fuerza con miles de empresas concentradas fundamentalmente en Cataluña y Madrid, en la primera con empresas específicas de Artes Gráficas y en la segunda con empresas del sector editorial. En conjunto, suman más del 50 por ciento de las empresas de toda España. Las grandes empresas han pasado casi todas a mejor vida y ya casi se pueden considerar como residuales; el concepto añejo de que el puesto de trabajo era para toda la vida ha pasado a los análisis históricos, dadas, además, las facilidades legales que las empresas tienen para hacer y deshacer a su antojo con los llamados “recursos humanos” . Incluso las que mayor porcentaje representan en el sector se sirven de las nuevas modalidades económicas formadas por grupos con empresas distintas, contratas y subcontratas, subcontratación a través de ETT, etc., con lo que cada vez necesitan menos trabajadores de contratación directa. Los derechos laborales, por lo tanto, no parece que vayan mejorando, más bien se agravan, especialmente en las empresas con pocos trabajadores o en los trabajadores a los que por lo general no les queda más remedio que recurrir a la figura de “free lance” o autónomo (o “falso autónomo”) con las que los derechos son nulos y las jornadas laborales interminables. La creación y el concepto de profesión liberal, abundante en los procesos previos a las labores de impresión, encuadernación o recurso final, se tiñe en muchos casos de autoexplotación.

Las jornadas laborales tienden a ser respetadas únicamente en las empresas de mayor tamaño.

Esto, como en otros muchos sectores, ha servido para que la implicación de los trabajadores en las reivindicaciones de sus derechos laborales y mejoras sea mínima y la gran tradición de lucha obrera del sector sea historia. La sindicación es escasa y en todo caso la actividad está supeditada a los intereses y a la mala o buena voluntad de los representantes de los Comités de Empresa, si existen.

 

El trabajador polivalente

La implantación de la técnica, que no siempre ha ido adecuada con la enseñanza y preparación del sector, ha trastocado toda clasificación profesional, por lo que, sin duda, deberían alterarse igualmente la clasificación de los trabajadores que tendrían que verse beneficiados por ello debido, entre otras cosas, a una mejor preparación, a la gran cantidad de tareas que deben realizar y a la omnipresente polivalencia derivada entre otras cosas de su preparación. Esta preparación es muchas veces, sobre todo en el sector de la pre-impresión, a cargo del propio trabajador que busca y encuentra siempre la oportunidad de estar a la última cuando quien debiera de estarlo sobre todo, con inversión para su propio beneficio, el empresario. Las tablas salariales, por consiguiente, debieran ser también al alza.

Artes Gráficas, Editoriales, Manipulados de Papel e Industrias Auxiliares

 

Los trabajos de las Artes Gráficas

La clasificación

Desde hace años, los sindicatos que negocian, charlan, amañan, programan y se reparten o repartieron en común los dineros dedicados a la formación de los trabajadores hicieron una clasificación previa de intenciones que resumían en 5 las áreas funcionales en las que se englobaría a todos los trabajadores.

Área de administración
Área comercial
Área técnica
Área operativa
Área de servicios auxiliares

Cada una de estas áreas estaría a su vez dividida en 9 niveles profesionales de acuerdo con la formación, iniciativa, autonomía, mando, responsabilidad y complejidad que requiriera cada tarea.

Pre-impresión

Es el área en el que se han producido mayores cambios con la introducción de la informática y las telecomunicaciones y la evolución constante de sus prestaciones, tanto en las propias máquinas como en el software. Las tareas tradicionales se han visto alteradas. Uno de los cambios más importantes ha estado en la eliminación de pasos intermedios, ya que la digitalización ha permitido la desaparición de las etapas intermedias entre la pre-impresión y la impresión, por la introducción de salida directa a la plancha desde las instrucciones y datos del propio ordenador.
Es quizá este área el que más ha crecido en pequeñas empresas y puestos de trabajo

Impresión

Los cambios tecnológicos también han sido de suma importancia, con la incorporación de máquinas más fáciles de usar. Los trabajadores han debido cualificarse y asumir tareas que antes eran propias de otras áreas, como de la pre-impresión o de la post-impresión. La tecnología offset es la dominante en el sector y aparecen nuevas técnicas que minimizan los efectos ambientales. La simplificación de los procesos y la aparición de conceptos nuevos como el de impresión a la carta y la sencillez y el apoyo de la informática en los manejos han alterado, sin embargo, muchas de las tareas tradicionales.

Post-impresión

Aunque la tecnología también ha influido en este área en la que se incluyen la encuadernación y el acabado, además de los manipulados de papel y cartón, lo hace, sin embargo, en menor medida que en las dos anteriores. La tendencia a la automatización total es, quizá, lo más significativo. Han aparecido numerosas pequeñas empresas que asumen tareas de acabado, debido a la utilización de nuevas maquinarias y técnicas. La subcontratación de los servicios de las grandes y medianas empresas ha propiciado el crecimiento paralelo de este sector.

Industrias afines

Artes Gráficas, Editoriales, Manipulados de Papel e Industrias AuxiliaresLas industrias afines al sector están igualmente condicionadas con todos los procesos novedosos aportados por la revolución informática y de las telecomunicaciones, afectando tanto a la calidad como al precio de los productos finales. Los procesos productivos mejoran y se hacen de manera más rápida. El sector de la publicidad, clave en los ingresos de este sector de la industria se ve marcado por la tecnología, al igual que afecta a los medios de comunicación en general con el proceso creciente del traslado del negocio a los formatos digitales, en detrimento del papel. Internet se manifiesta como un campo abonado para la inversión de los medios tradicionales, que tendrán en este medio y las publicaciones electrónicas un complemento imprescindible o, incluso, prioritario. La preparación de los trabajadores debe ser casi continua para la adaptación a los cambios vertiginosos que a veces se producen en el sector.  El panorama industrial propicia empresas locales pequeñas, concentración de las grandes empresas de edición, comunicación y electrónica. Las tecnologías de comunicación alterarán la manera de vender los productos y las propias relaciones entre la empresas productoras y los clientes. El mercado globalizado influye aquí directamente con sus formas de actuación y comportamiento.

Normas ambientales

El control de los procesos productivos para que cumplan con las normas medioambientales marcadas por la Unión Europea ha contribuido a la renovación tecnológica para eliminar riesgos contaminantes e impacto en el medio, tanto en la gestión de los procesos, en la gestión de residuos o en el control ambiental o de reciclado de los productos finales.

 

La necesidad de estar organizados

En diciembre de 2007 se firmó el nuevo convenio colectivo de Artes Gráficas. Como ya es tradicional, el secretismo con el que se celebran las reuniones de la patronal con los sindicatos oficiales ha impedido que se puedan presentar tablas reivindicativas, acuerdos o desacuerdos por parte de los trabajadores del sector. Los llamados “representantes” de los trabajadores se arrogan en exclusiva la capacidad para decidir las condiciones laborales bajo las que viviremos los currantes de las Artes Gráficas, sin que hayamos sido informados y mucho menos consultados. Para impedir la participación de los trabajadores en la negociación de nuestro convenio alegan que si se ‘filtra’ lo que se está negociando, se ‘contaminan’ las conversaciones. Por tanto, la negociación permanece en estricto secreto. Ese es el primer acuerdo entre las “partes”, excluir a los propios interesados de la negociación de un convenio que, sin embargo, condicionará nuestra realidad laboral.

Una vez publicado, comprobamos que no modificará sustancialmente la situación. No cambiarán las horas extras que no se cobran, ni la presión de los empresarios para que trabajemos más horas. No cambiarán los contratos basura, ni los sueldos basura; nada de eso cambiará porque en “la realidad”, la ley es algo secundario. Muchos trabajadores ni siquiera la conocen. Lo que si saben es que, en la práctica, el despido es libre y, por tanto, preocupará más no ser despedido que cómo o de qué somos contratados.

En estas circunstancias ¿Cómo puede importarnos a los afectados la firma del convenio si además de estar firmado a nuestras espaldas, está de espaldas a nuestra realidad?

En los últimos años, hemos ido viendo como desaparecían derechos laborales ganados por los trabajadores, a lo largo de muchos años de lucha y como aparecían los contratos basura, las ETTs, las subcontratas… Reforma laboral tras reforma laboral, nos han ido acorralando entre el paro y el empleo precario con la complicidad de estos “representantes de los trabajadores” que han contribuido a la desmovilización y a la pasividad de los trabajadores, llevándolos al desengaño y a la frustración.

Bajo la constante amenaza del paro, quieren obligarnos a aceptar cualquier trabajo  en cualquier condición. Es necesario que nos demos cuenta de la coacción que eso supone.

El primer paso para revertir este proceso, es conocer cómo hemos llegado a este punto de desequilibrio de fuerzas entre el Trabajo y el Capital. Veamos qué derechos laborales básicos han sufrido los ataques más feroces:

La ESTABILIDAD LABORAL se basaba en que a toda actividad productiva fija y permanente le corresponde un puesto de trabajo fijo y estable. Este principio ha sido atacado con una legislación que permite que las actividades fijas de las empresas se cubran con puestos de trabajo temporales. El trabajador/a es reemplazable por otro trabajador/a en cualquier momento. Otra forma de atacar la estabilidad es la rebaja de las indemnizaciones por despido, ya que si no cuesta nada despedir, da igual que un contrato se llame indefinido, que será tan precario como uno temporal.

La PROHIBICIÓN DEL PRESTAMISMO LABORAL. Hasta el año 1994 en que se legalizan las ETT, el préstamo de trabajadores de una empresa a otra era un delito contemplado en el Código Penal, pues se consideraba una práctica próxima al esclavismo y como tal, era penalizada. Con la legalización de las ETT, se legalizan esas prácticas esclavistas. Por su parte, las subcontrataciones no responden a un intercambio de servicios entre empresas, sino que sirven para enmascarar una cesión de trabajadores.

Un SALARIO DIGNO. Se establecía un salario mínimo interprofesional que permitiera atender las necesidades básicas del trabajador/a. La implantación del euro y las sucesivas subidas salvajes de precios que estamos padeciendo hacen que el salario mínimo haya perdido toda su “dignidad”.

La JORNADA LABORAL DE OCHO HORAS (conseguida con sangre obrera) ha desaparecido en muchísimos sectores. En Artes Gráficas, todos sabemos que hay una ley no escrita que dice que cuando hay curro, hay que quedarse a hacer horas extras (si no las haces, estás en la calle), y que esas horas no se cobran. A las interminables jornadas, hay que añadir el tiempo de los desplazamientos, con lo que no queda apenas tiempo para el descanso, y mucho menos para la formación y el ocio.

La PROTECCIÓN SOCIAL. El derecho a un sistema público que garantice las contingencias de desempleo, enfermedad, invalidez y jubilación, está siendo atacado desde todos los frentes. Se ataca la propia existencia de un sistema público de protección social, basado en el principio de la solidaridad. En su lugar se quiere implantar un sistema privado. La patronal pretende una reducción sustancial de las cuotas que pagan a la Seguridad Social, con lo que todo el sistema se pone en peligro. La alternativa que se propone (capitalización privada) es desoladora.

Esta situación laboral ha ido configurando una sociedad individualista y competitiva. Así, se realiza otro ataque que destruye nuestra capacidad de defensa: consiguen que miremos a la persona que tenemos al lado como a un rival y no como a un compañero.

Al establecer situaciones laborales tan distintas (fijos, temporales, de plantilla, de empresa de servicios, autónomos...), consiguen que cada uno se sienta solo con su “caso” individual, sin aparentes intereses comunes con el resto. Potencian que “cada uno vaya a lo suyo”.

Vamos asumiendo esta situación como si fuera natural o inevitable, nos acostumbramos a vivir en precario, sin derechos, aceptando la ley del más fuerte y el sálvese quien pueda. (con “contratos-despido”, como autónomos, cobrando poco, renunciando a vacaciones, trabajando muchas horas...), con miedo a que si nos negamos a aceptar estas condiciones nos pongan en la lista de los prescindibles. Además, vivimos estas circunstancias solos, aislados, sin puntos de apoyo. Esta situación ha generado una cultura del miedo: miedo a perder el puesto de trabajo, a no poder criar a nuestros hijos, a no poder pagar una vivienda… Y éste es el ATAQUE MÁS DEVASTADOR DE TODOS porque el MIEDO es una forma de opresión y de dominio muy eficaz, es un arma muy poderosa del capital para amenazarnos, coaccionarnos y amedrentarnos.

Es hora de organizarnos y empezar a reaccionar.

¿Por qué los trabajadores necesitamos estar organizados?

- Porque la patronal, es decir, el conjunto de empresarios, está muy bien organizada para defender sus intereses. Así que, a nosotros, los trabajadores, nos corresponde hacer lo mismo, organizarnos para recuperar nuestros derechos y defendernos de sus abusos.

- Porque desde hace décadas la única clase que participa en la lucha de clases es la capitalista y va siendo hora de que los trabajadores empecemos a defendernos.

- Porque la manera más eficaz de defender “lo tuyo” es defendiendo “lo de todos”. Sólo uniendo nuestras fuerzas podremos hacer frente a los abusos patronales, porque los empresarios saben que si estamos solos, somos vulnerables y estamos indefensos. De nuestra falta de conciencia, de nuestra división, de nuestro individualismo, es de lo que se alimenta la patronal para recortar nuestros derechos.

- Porque los derechos que aún conservamos, no nos han sido regalados sino que han sido conquistados por los obreros que han luchado en organizaciones de trabajadores como la CNT que es un sindicato con muchos años de lucha y experiencia.

Desde CNT te proponemos hacer frente a esta situación con la mejor arma (tal vez la única) que conocemos: la solidaridad y el apoyo mutuo. Porque lo que más temen los empresarios es la aparición de experiencias solidarias y de apoyo mutuo que nos permitan vencer el miedo. Te invitamos a dar el primer paso con nosotros:

- Porque somos trabajadores como tu. No estamos "liberados", ni somos  profesionales del sindicalismo, ni tenemos dirigentes que tomen decisiones en nuestro nombre.

- Porque hoy como ayer, pensamos que el poder corrompe, que desde el poder no se arregla nada, que las cosas se cambian desde abajo.

- Porque defendemos una manera de actuar horizontal, asamblearia y participativa y, por tanto, sin jerarquías. Porque pensamos que es importante la participación de tod@s en la toma de decisiones, para no perder la capacidad de pensar por nosotros mismos.

- Porque nos autogestionamos. Es decir, No recibimos subvenciones ni ningún otro "favor" del poder. Nos gestionamos y financiamos exclusivamente con el trabajo y las cuotas de los afiliados, lo que nos otorga independencia frente a instituciones y partidos.

- Porque buscamos la coherencia entre los fines que perseguimos y los medios que empleamos.

- Porque no tenemos ninguna varita mágica. No te prometemos nada, ni pedimos tu voto, ni tenemos todas las soluciones, ni nos creemos los salvadores de nadie. Solo somos trabajadores/as como tú, ni más ni menos. Pero algo tenemos claro: que sólo uniéndonos podemos defendernos. Y eso, también ni más ni menos, es lo que te ofrecemos: solidaridad y apoyo mutuo... que no es poco para los tiempos que corren.

Sabemos que una pulga no puede matar a un elefante, pero muchas pulgas pueden molestarle tanto, que pueden cambiar su comportamiento.

ORGANÍZATE Y LUCHA CON NOSOTR@S

Artes Gráficas, Editoriales, Manipulados de Papel e Industrias Auxiliares

 

Coordinadora Nacional de Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de CNT-AIT
http://www.cnt.es/graficas

 

CERRAR VENTANA