El Gobierno regional vulneró el derecho de huelga en Telemadrid

El Tribunal Superior cree que la Comunidad abusó de los servicios mínimos
 
Telemadrid sólo puede establecer servicios mínimos para los informativos en caso de huelga. Y estos espacios no pueden presentarse "de forma similar a un día en que no hay convocatoria de huelga". Es el razonamiento que recoge el Tribunal Superior de Justicia en una sentencia fechada el 5 de febrero, y notificada el pasado día 27, en la que da la razón a los trabajadores del ente público sobre qué pueden considerarse prestaciones mínimas.

La sentencia, contra la que no cabe recurso, se refiere a la huelga de 24 horas que realizaron los trabajadores de la televisión Telemadrid y la emisora Onda Madrid el 5 de diciembre de 2006 (ambas de titularidad pública). La presidenta del comité de empresa del ente público, Teresa García, explicó que se trataba de una movilización convocada durante la negociación del convenio colectivo.

Ante la falta de acuerdo entre la dirección del ente y los empleados para fijar los servicios mínimos en la cadena regional, intervino la Consejería de Empleo y Mujer, que dirigía Juan José Güemes, que fijó las prestaciones mínimas en una orden del 30 de noviembre de 2006.

En ella describía los servicios mínimos como "aquellos que sean necesarios para la preparación, producción y emisión de la programación informativa, la emisión de programación grabada dentro de los horarios habituales de difusión, la emisión de avances informativos, la programación y difusión de declaraciones oficiales de interés público (...) y aquellos que sean precisos para asegurar la continuidad de las emisiones". Además, incluía la preparación y producción de los informativos Telenoticias y Buenos días, así como los programas: Alto y claro, magacín que presenta Curry Valenzuela, el debate Madrid opina, conducido por Ernesto Sáenz de Buruaga, y Diario de la noche, que entonces encabezaba Germán Yanke.

Programación de un día sin huelga

Amparándose en la jurisprudencia fijada por el Tribunal Supremo y el Constitucional, la Sala recuerda en su resolución que se vulnera el derecho fundamental de huelga de los trabajadores "si se consideran servicios esenciales la emisión de programas informativos de forma similar a un día en el que no hay convocatoria de huelga" y al mantener el servicio sin interrupciones, "no son visibles los efectos de la huelga", por lo que se restringe este derecho.

Por ello, los magistrados desaprueban la calificación de servicio mínimo de la emisión de programación previamente grabada, así como la difusión de la normal programación informativa. Arguye que "el contenido esencial del derecho de huelga consiste en una cesación del trabajo" que implica "la interrupción de la actividad de producción y distribución". Esta circunstancia no se produjo en la programación del 5 de diciembre de 2006. 

"Esto significa que en próximas convocatorias podremos solicitar que sólo se emitan informativos y el resto ir a negro", explicó la presidenta del comité. También se quejó de la "impunidad" con la que la consejería establece los servicios mínimos. "Dos años después de la huelga nos dice el Tribunal Superior que los mínimos fijados no eran tales, pero ese día nos los tuvimos que tragar", comentó. "Y eso es a lo que juegan, a que no se note la huelga".

Agencias

 
CERRAR VENTANA