Boletín de la Coordinadora Nacional de Artes Gráficas , Comunicación y Espectáculos

Libération aprueba sus cambios de estatuto y deja de ser "autogestionario"

Redacción / Agencias

Los trabajadores de 'Libération', diario de referencia para la izquierda gala, han dado luz verde al cambio de estatuto de la sociedad -de la autogestionaria a sociedad anónima-, una condición planteada por el primer accionista, Edouard de Rothschild, en su plan de salvamento. Según fuentes sindicales del diario, el personal de la redacción respaldó el cambio de estatuto del diario con el 68% de los votos y el de la administración con el 60%, mientras que los fabricantes empataron a 14 votos a favor y 14 en contra.

Esas tres categorías profesionales integran la Sociedad Civil del Personal de 'Libération' (SCPL), un organismo herencia del pasado autogestionario del periódico que tiene derecho de veto sobre las grandes decisiones, como los aumentos de capital o el nombramiento del presidente. La votación implica la desaparición de la SCPL, que tiene un 18,4% del capital del rotativo, y la transformación del diario en sociedad anónima, dotada de un consejo de vigilancia y de un directorio.

Esta condición había sido planteada por Rothschild al presentar a finales de noviembre pasado su plan de salvamento de 'Libération', que preveía en primer lugar la aportación de 15 millones de euros para que el periódico siguiera funcionando.

Rothschild (38,8% de las acciones) se comprometía a poner cinco millones de euros y a que otros inversores que no ha identificado añadieran diez millones suplementarios. La identidad de esos editores debería ser desvelada hoy o el viernes.

Rothschild consideraba el derecho de veto de la SCPL como un mecanismo que paralizaba toda evolución que puede sacar adelante la publicación, que acumuló en 2006 unas perdidas estimadas en 12 millones de euros.

El plan de los accionistas, que supondría también la supresión de 76 puestos de trabajo, prevé una recapitalización del diario de 15.000 millones de euros.

Historia del rotativo

Libération (conocido en Francia como Libé) es un diario editado en París y fundado en 1973 por el filósofo Jean-Paul Sartre y los periodistas Benny Lévy y Serge July.

Su proyecto nació con el nombre de dos diarios clandestinos vincuados a la resistencia francesa durante la II Guerra Mundial y bajo el impulso del mayo francés. Por eso, Libé nació con unas características insólitas dentro de la prensa europea. Las relaciones laborales dentro de su redacción no estaban jerarquizadas, todos los empleados (incluido el personal de los talleres) recibía el mismo salario y no se aceptaba publicidad en sus páginas.

Con esa estructura y con la dirección moral de Sartre, Libération salió a la calle por primera vez el 3 de febrero de 1973. Su posicionamiento político era de izquierdas pero no estaba vinculado a ningún partido político, como sí ocurría con L`Humanitè, por ejemplo. Sin embargo, Sartre abandonó la redacción del diario en mayo de 1974 y Libération inició un largo y a veces traumático camino hacia la normalidad periodística.

Las relaciones no jerárquicas siguieron funcionando hasta febrero de 1980, cuando los enfrentamientos internos dentro de la redacción hicieron que el diario dejara de editarse durante tres meses. En mayo de ese año, Libé reapareció en los Kioscos con un nuevo formato y con el nombre de su primer director bajo su mancheta: Serge July.

Poco después, llegaron los primeros anuncios y los primeros socios capitalistas ajenos al trabajo en la redacción. Poco a poco, los lectores comprobaron también que Libé abandonaba su inicial radicalismo político. Sin dejar de ser nunca un diario especialmente sensible a las causas sociales, progresista y rupturista en sus enfoques y en su diseño, el periódico fundado por Sartre empezó a incluir a columnistas liberales en sus páginas de opinión (Rebonds). En 2005, July manifestó su apoyo al sí en el referéndum para la aprobación de Tratado por el que se establece una Constitución para Europa. El no ganó la consulta con el voto masivo de los simpatizantes de izquierda.

Aquel resultado anticipó el fin de la era July. La caída en la difusión (en torno a los 140.000 ejemplares diarios en 2006) y los problemas financieros de la empresa editora ya habían obligado a admitir a un nuevo hombre fuerte en su accionariado, el empresario Édouard de Rothschild, mal recibido por los periodistas de Libération. En mayo de 2006, Rothschild exigió el cese de July de su puesto, bajo la amenaza de dejar de invertir en el diario. El 30 de junio, Libération anunció en su primera página la despedida de July. Su puesto ha sido ocupado por Antoine de Gaudemar.

Página web: http://www.liberation.fr/

CERRAR VENTANA