Boletín de la Coordinadora Nacional de Artes Gráficas , Comunicación y Espectáculos

El suicidio de RTVE se lleva por delante a los trabajadores

La radio y la televisión de titularidad estatal vienen sufriendo desde hace un tiempo una gran remodelación. Mientras en 2006 sólo se llevaron a cabo negociaciones, con el comienzo de 2007 empezamos a padecerlas.

Los cambios han empezado por el nombre de la empresa , y todo lo que eso conlleva. Antes teníamos el ente RTVE y las sociedades anónimas TVE y RNE. Estas dos últimas, pese a mantener las siglas, pasan a ser sociedades mercantiles estatales y se crea la “Corporación RTVE”, que sustituirá con el tiempo al “ente en extinción RTVE”.

Uno de los gruesos de esa remodelación ha sido el acuerdo entre los sindicatos oficiales y la empresa para la disminución de la plantilla a casi la mitad, esto mediante un expediente de regulación de empleo (ERE) que prejubilaría a los que tuvieran a 52 años cumplidos a día 31 de diciembre de 2008, lo cual eleva el número de afectados a algo más de 4.170 de un total de aproximadamente 9.000 empleados fijos, que irían dejando la empresa de forma escalonada durante 2007 y 2008.

También se ofrece la opción de acogerse a este ERE a todos los trabajadores que tengan más de 24 años trabajados en la empresa, esta medida afecta a muy pocos trabajadores.

Los acuerdos firmados contemplan el pase a fijos de una determinada cantidad de trabajadores que ya venían desarrollando su trabajo en la empresa pero que no eran fijos (contratos varios). Éstos no llegan a 600. Además, se realizará una oferta pública de empleo, aún por concretar.
Todo esto con el fin de alcanzar una plantilla fija de unos 6.400 trabajadores con la opción de tener una tasa de eventuales que no supere el 10% del total.

El cambio no sólo se queda en tocar las plantillas en su número, sino que también lo hace en las categorías, salarios, horarios, etc. Incluso se elaborará un nuevo convenio, y no precisamente para mejorar las condiciones actuales.

En esta transición (de año y de empresa) aparecieron unas listas (ofrecidas por la empresa) de las nuevas sociedades en donde figuran todos los trabajadores procedentes de las anteriores sociedades, y cuál fue la sorpresa de más de uno al comprobar que su nombre no aparecía en ninguna lista, se había evaporado, no existía en ninguna de las nuevas empresas. El desasosiego se apoderó del colectivo de afectados, 164 para ser exactos, hasta que vieron su nombre en otra lista. Fue entonces cuando sus sospechas se hicieron realidad al comprobar que la lista era de “excedentes estructurales”.

Por otro lado, la empresa ha elaborado de forma unilateral unas plantillas para cada centro de trabajo, y se dan casos en que, contemplando dos puestos para una determinada categoría en esa plantilla tipo y habiendo en la actualidad dos personas que ostentan dicha categoría, éstas figuran como excedentes, parece que a día de hoy hay un preacuerdo entre la empresa y algunos sindicatos para que estos trabajadores pasen a ocupar un puesto a extinguir en la nueva empresa.
Toda esta remodelación se está haciendo desde el más absoluto descontrol y falta de previsión, se están prejubilando trabajadores sin que lleguen sus sustitutos en casos en los que es necesario para que se siga desarrollando el trabajo diario con normalidad, en RNE han prejubilado a muchos puestos de responsabilidad sin llegar a cubrirlos, dando lugar a situaciones que en el mejor de los casos se parchean gracias al esfuerzo de los trabajadores, mientras, la producción propia sigue disminuyendo en beneficio de las productoras privadas.

La falta de información es increíble, tanto por parte de la empresa como de los sindicatos cómplices, pasan días sin que trascienda nada de lo que interesa a los trabajadores, todo se queda en declaraciones de intenciones y fotos para la galería.

Es penoso cómo tratan a los trabajadores, cómo juegan con nuestras vidas. Para ellos sólo somos nombres que figuramos en una u otra lista, tinta impresa en un pedazo de papel… higiénico.

Pero a esta situación no se ha llegado de la noche a la mañana. Es fruto de muchos años de delegar la defensa de los derechos laborales adquiridos en terceras personas, lo que ha llevado a que la lucha sindical se desarrolle en torno a mesas de despachos y a que todo sea negociable. Desde CNT apostamos por otra forma de hacer sindicalismo, por recuperar la dignidad de los trabajadores y trabajadoras, y por que seamos nosotros los que decidamos. La unidad hace la fuerza.

Sección sindical de la CNT en RTVE

http://www.cnt.es/graficas
graficas_madrid@cnt.es
Tfno.: 91 704 60 54
Permanencias de martes a viernes a partir de las 20 horas
Plaza de Tirso de Molina, 5, 6º derecha. Madrid.

CERRAR VENTANA