Trabajadores del diario Eleftherotypia ocupan la empresa y producen su propio periódico

ALB Noticias

Su caso es similar al del diario Público en España. A partir del 22 de diciembre los trabajadores han estado en huelga.

El diario Eleftherotypia fue fundado en los años 70, un año después de la caída de la Junta militar, en medio de la euforia por la caída de ese régimen autoritario. Desde entonces ha sido un medio muy conocido, y se identifica habitualmente con la izquierda - y en estos tiempos de radicalización política, aún más a la izquierda. De ventas diarias tenía alrededor de 30.000 ejemplares de media; de ellos, la mitad en Atenas. Las ediciones de los domingos, sin embargo, sobrepasaban los 100.000 ejemplares vendidos.

Asamblea de trabajadores

Su caso es similar al del diario Público en España. La crisis económica, o el cambio de las formas de información (que ahora se hace por internet de forma gratuita) ha hecho que se hunda su principal fuente de financiación, que es la publicidad. En el diario trabajan unas 800 personas, entre ellas, 250 periodistas. Hace ya siete meses (desde agosto) que están sin cobrar, y el periódico desapareció de los kioskos en diciembre. Se les debe unos 7 millones de euros. Los trabajadores, sin embargo, vuelven al trabajo al menos una vez por semana.

A partir del 22 de diciembre los trabajadores han estado en huelga. Al principio los trabajadores se veían renuentes a participar en la huelga, debido a la naturaleza izquierdista de los propietarios. Pero como siguen sumándose los meses de impago, se va notando una radicalización de las demandas de los trabajadores. El miércoles pasado le han dado una nueva vuelta de tuerca a su lucha, mediante la creación de un periódico de los trabajadores llamado Los Trabajadores en Eleftherotypia.

Aunque es probable que el periódico sea vendido a sus acreedores, sus 800 trabajadores no quieren pasar sin intentar la autogestionarlo el tiempo que puedan. Comenzarán con una tirada de 50.000 ejemplares, publicando las ideas que surjan de los propios trabajadores, sin transmitar ya las de la dirección. Por este motivo los propietarios ya han iniciado los pleitos necesarios para arrebatarles el control del periódico. Y por eso, formalmente no están en régimen de ocupación, pero siguen teniendo acceso a las imprentas y a las oficinas. Además los sindicatos están enviando dinero para ayudarles con la impresión, de manera que cuando no puedan utilizar las imprentas propias, puedan utilizar otras.

De todas formas los propietarios no gozan de mucha legitimidad. Por ejemplo, el antiguo editor del periódico, Serafim Fentanidis, fue detenido el pasado 24 de enero por evasión de impuestos.

Aquí una imagen del nuevo periódico:

 

CERRAR VENTANA