Boletín de la Coordinadora Nacional de Artes Gráficas , Comunicación y Espectáculos

La plantilla de TVG denuncia cesión ilegal de los trabajadores

Trabajadores del canal llevan más de quince años trabajando para productoras

Agencias

La externalización de la televisión pública, tantas veces criticada en RTVE no es algo nuevo en Galicia. Unos 34 trabajadores han denunciado recientemente a TVG por cesión ilegal. Y es que la corporación pública gallega les mantiene trabajando con contratos firmados con productoras y sin reconocerles la antigüedad ni derechos sindicales. En algunos casos esta situación se extiende por más de quince años tanto en las administraciones del Partido Popular como la actual del PSOE y BNG.

Las denuncias del Colegio Profesional de Periodistas gallegos indican que trabajadores de de la Corporación de Radio y Televisión de Galicia (Crtvg) en A Coruña, Lugo, Vigo, Ferrol y Burela han denunciado a la corporación pública gallega por cesión ilegal de trabajadores. Las informaciones recogidas además por el diario La Opinión, indican además que e número de demandas podría aumentar en las próximas semanas ya que otros técnicos y periodistas se encuentran en la misma situación.

El caso es que los denunciantes trabajan en TVG como cualquier otro empleado –muchos de ellos por más de quince años-, con la diferencia que sus contratos laborales están firmados con productoras privadas, que realizan programas para el canal público gallego. Esta situación impide que estos trabajadores tengan sueldos equiparables a sus compañeros contratados por el canal. Tampoco pueden optar a tener representación sindical ni a contabilizar su antigüedad en la tele de cara a futuras oposiciones para obtener un puesto fijo.

Como cuenta el Colegio de Periodistas gallegos, la contratación de los empleados de las delegaciones a través de productoras privadas se inició durante los sucesivos gobiernos del Partido Popular situación que se ha mantenido con el Gobierno de Emilio Pérez Touriño, a pesar de los runos que circularon con el cambio de Ejecutivo, que apuntaban a la instauración de la figura de un ‘coordinador’ entre la productora y los trabajadores de la delegación.

Como cuenta La Opinión, el malestar de los trabajadores se incrementó cuando la Xunta hizo público el listado con los aspirantes a conseguir una plaza fija en la televisión autonómica. En estas clasificaciones no se valoraba el trabajo en la corporación de los empleados de las delegaciones por lo que la cantidad de puntos de los que disfrutaban era muy inferior al de sus compañeros de la sede central de la tele pública gallega.

La externalización de la producción de los canales públicos no es algo nuevo. Durante los dos últimos años, los trabajadores de RTVE han criticado constantemente esta fórmula de hacer televisión que actualmente constituye gran parte de la plantilla del Ente. El resto de los canales públicos no son ajenos a este modelo y prueba de ello es que las nuevas autonómicas como Canal Extremadura y el Ente murciano han apostado por la externalización en prácticamente todos sus contenidos.

 

CERRAR VENTANA